14 febrero 2007

Sobre el Legado de Hernández Girbal al GRupo Cultural "San Gil"

Varios medios de comunicación se han hecho eco estos días en documentos gráficos y sonoros de unas palabras del ex presidente del Casino Obrero, pronunciadas en el marco de un acto público que fue convocado para la entrega del legado del escritor bejarano al Instituto Ramón Olleros. En el mismo, José Gómez manifiesta que están en el Juzgado con el Grupo ?San Gil? (en realidad, el pleito ha sido iniciado por él), porque aquél había incumplido la voluntad del difunto. Dicha voluntad se manifiesta en la Cláusula Novena de su testamento, que literalmente dice así: ?Lega a la Agrupación Cultural San Gil de Béjar, 60.101,21 EUROS para que conceda un premio anual de 18.030,36 EUROS más la edición de una biografía de un bejarano ilustre de ayer o de hoy?.
La presidencia del Casino Obrero conocerá los verdaderos motivos por los que, en lugar de tratar directamente con nosotros las diferencias de criterio que pudiese haber, a lo que siempre hemos estado y estamos dispuestos, ha decidido promover una demanda ante el Juzgado número 2 de Béjar. No es cierto, como ha dicho José Gómez en el acto referido, que el Grupo ?San Gil? haya recurrido la decisión judicial de suspensión cautelar de la convocatoria del Premio (que no sentencia), sino que desde el primer momento se avino a ella, la ha acatado y ha tomado recientemente acuerdo de Junta Directiva para hacerla efectiva. Lo que queda por dirimir no es esa suspensión sino la anulación de dicha convocatoria, pedida por el Casino Obrero.

Dado que este asunto se encuentra pendiente de vista y sentencia judiciales, el Grupo Cultural ?San Gil? ha tenido especial cuidado en no manifestarse públicamente sobre el mismo. Esta nota se pone en circulación para salir al paso de las declaraciones del ex presidente del Casino Obrero a los medios de comunicación, que pudieran confundir a la opinión pública.

Con independencia de que más adelante hagamos públicas las consideraciones oportunas ahora está claro que, cualquiera que sea el fallo de la demanda, la iniciativa del Casino Obrero tendrá como consecuencia que parte de la herencia de Hernández Girbal se gastará en abogados, procuradores y costas, en lugar de aplicarse a la promoción cultural de Béjar y comarca, como era la voluntad de este ilustre bejarano.

Grupo Cultural ?San Gil?. Febrero de 2007